Confinamiento y re-conexión con tu hogar

(Y sus paredes)


Dicen que las paredes oyen. Esto no lo tengo del todo claro. Todavía no lo he confirmado. Lo que sí sé, es que hablan. Al menos a mí me hablan... Y no; no me he vuelto loca con esto del confinamiento (o al menos no es oficial), sino que he aprendido a escucharlas.


La formación "online" para estos días en los que tenemos que quedarnos en casa es genial, pero te voy a decir una cosa: la "offline" es todavía mejor. Aprovecha entonces tu oportunidad de aprender a escuchar. Y no me refiero a esos que viven contigo y dicen que son tu familia. Que también. Sino, como decíamos, a tus paredes. Porque te puedo asegurar que hay alguna que se está dejando la garganta (o lo que sea que corresponda en una pared) pidiéndote a gritos un cambio y más protagonismo.

Ahora es el momento. Como decíamos estos días en redes sociales, ahora tienes tiempo; Y, si con suerte tienes el material necesario, seguramente tengas también mano de obra barata (y, muy importante, aburrida) en casa. Aprovéchate.


Es cierto que hay múltiples formas de hacer de una pared, un punto focal: con decoración, fotografías, mobiliario, plantas (pincha aquí para ver la entrada anterior), pintura, molduras y frisos...


Pero hoy vamos a hablar de otro recurso: El "temido" papel pintado.


Vaya por Dios, no podría haberme quedado más dramático, lo sé; pero es que... así a priori, parece que la gente le tenga miedo. O rechazo, no estoy segura. El caso es que no lo utilizan o no es una opción que barajan fácilmente cuando deciden cambiar sus paredes.


Mi objetivo de hoy es claro: Que dejes de ver al papel pintado como el enemigo, como un engorro, un recurso pobre en el ámbito del interiorismo... o incluso algo de otra época (¿quién no escucha "papel pintado" y piensa en una ambientación propia de la serie "Cuéntame..."?).


Pero nada más lejos de la realidad. Ya lo decíamos antes de comenzar el año, en el post de tendencias para 2020 (aquí ): EL papel pintado viene pisando fuerte, para aportar vida y personalidad a nuestras paredes. Una personalidad que a menudo no se consigue con pintura o unas estanterías. Por supuesto es, como todo, una cuestión de gustos; pero, si quieres estar a la última, este año destacan los papeles pintados con motivos geométricos y vegetales. Además, como existe esa dualidad entre la nostalgia por el pasado y la mirada hacia el futuro, tu abanico de posibilidades es infinito. Pon eso que vaya contigo. Con tu hogar. Sin miedo (pero siempre con criterio, por favor. No descartes pedir ayuda a un profesional).

Ya no se trata de empapelar toda la casa como se hacía antiguamente. Ni siquiera es necesario que se trate de una habitación entera si no quieres. Ahora puedes elegir una sola pared para "vestirla" con papel pintado. O incluso combinar éste con otros papeles más sobrios, con pintura, frisos/zócalos, etc. Créeme. Funciona. Además, (💡) el papel pintado puede servirte para incorporarlo también con originalidad al mobiliario o para crear obras de arte de gran formato.

Escoger el modelo adecuado para cada estancia es más complicado si no conoces los distintos tipos de papel pintado. Podrías caer en errores innecesarios. Es por eso que vamos a hacer un breve resumen:


1_ Según el tipo de soporte:

Base de papel: Se trata de los papeles pintados "de toda la vida". Se componen de dos capas de papel, son naturales (respetuosos con el medio ambiente), transpiran y, además, son mucho más económicos. Sin embargo, su colocación es más engorrosa, no se puede lavar, deja restos en la pared al retirarlo y su resistencia es menor. Su uso va decayendo poco a poco desde la aparición del TNT.

Tejido no Tejido (TNT): Reciben este nombre, debido a que las fibras de alta calidad que componen la base no forman hilos, sino que se han unido entre sí sin ser tejidas, lo que le aporta una mayor resistencia. Se pueden limpiar con una bayeta húmeda y se colocan y retiran con mayor facilidad, sin dejar rastro.

2_ Según el tipo de acabado:

Acabado no vinílico: Es el papel pintado por excelencia. Son más delicados frente a la luz, la humedad, etc... Tradicionalmente tenían un soporte papel pero ya se fabrican muchos menos.

Acabado vinílico: Este tipo de papel es muy utilizado, ya que gracias a su capa de vinilo tiene una gran resistencia a los golpes, la luz y la humedad. Tanto, que podrás colocarlos en zonas de tránsito, cocinas o baños, con garantía de durabilidad. Existen papeles vinílicos que podrás colocar incluso en paredes con ese odioso gotelé que estás deseando que desaparezca. Pregunta SIEMPRE al fabricante.

Otros acabados/tipos:

- Algunos papeles pintados tanto de base papel como TNT, tienen textura; Este es un recurso muy atractivo, pero es que además, son ideales en paredes que presentan imperfecciones porque las disimulan (igual que aquellos papeles con motivos/estampados más densos).

- Hay papeles decorativos hechos con fibras naturales (hojas de banano, sisal, yute...) tejidas de forma artesanal que se prensan al papel con soporte TNT. Tienen mucho carácter y transmiten calidez, pero su precio es notablemente más elevado.

- No debemos olvidarnos tampoco de los papeles decorativos pintables, que son una base perfecta para pintar posteriormente del color o colores que queramos, sobre texturas y efectos decorativos de base. Son estables, resistentes y económicos.

- Como el resto de materiales, este también evoluciona con el tiempo, lo que nos permite disponer en el mercado de papeles pintados con soluciones especiales. Uno que llama especialmente mi atención es aquel que tiene características de aislamiento y absorción acústica. (Si te pica la curiosidad pincha aquí).

Siempre he pensado que los papeles pintados son como esas personas que, sin buscarlo, tienen una personalidad arrolladora y son el centro de atención allá donde vayan. Da igual lo que hagan... su sola presencia llena cualquier espacio: Por sobrio o neutro que pueda parecerte un papel, va a enriquecer la estancia de la casa donde decidas colocarlo. Pero no lo hará solo, sino que formará parte de un conjunto, de un "todo" (localización de la pared escogida, tratamiento del resto de paredes, estilo, mobiliario, decoración...). Así, el diseño interior será el encargado de que su percepción sea la adecuada.


Entenderás que no es lo mismo poner un papel pintado con los "muebles de la abuela" y un ambiente recargado, que la incorporación de un papel (por vintage que sea) con un enfoque mucho más actual, ¿no?

Para ser más gráficos...

Quiero que estudies con detenimiento tu casa, que busques cuál es tu estilo y lo que te gusta, e intentes transmitir las sensaciones adecuadas en cada estancia a través de tu nuevo proyecto de decoración de paredes. Queremos que esa pared grite "woooow", pero también que no te canse ni afecte de forma negativa a tu estado de ánimo. Sí, aunque pueda parecerte una tontería, te puedo asegurar que un erróneo diseño interior tendrá efectos poco positivos en los usuarios de ese espacio.


Te ayudo un poquito con esas relaciones "estancia - sensación transmitida":


- Recibidor/pasillo: Es el espacio que (como su nombre indica) nos recibe al entrar en la vivienda. Debemos buscar dar una primera impresión acogedora y cálida. Algo que nos reciba como diciendo "ya estás en casa". Acuérdate sobre todo aquí de que los espacios amplios y luminosos admiten casi cualquier color o motivo, mientras que si la situación es la contraria, debemos procurar aportar luminosidad, sencillez y sobriedad. Lo agradecerás.


- Salón y comedor: El salón o la sala de estar, junto con el comedor son lugares donde pasamos muchas horas. Se trata del punto de encuentro con tus visitas y con tu familia cada día. Por eso debemos hacer que sea cómodo, bonito y agradable. Un lugar con el que sentirnos identificados. Y esto se consigue también a través del papel pintado que elijas. Colocar colores y/o estampados más llamativos puede dar el carácter y viveza que estás buscando. Sin embargo, te aconsejo que pienses también en el conjunto de la vivienda, porque a menudo estos espacios están conectados (sobre todo en casas de concepto abierto) con otros y ha de existir una cierta continuidad, equilibrio y armonía.


- Dormitorios: Papel pintado es igual a creación de atmósferas. Aquí más que en ninguna otra estancia tienes que pensar qué sensación quieres sentir al entrar, y elegir, en consecuencia, el papel que te transmita eso. ¿Lo ideal? Buscar en el dormitorio un oasis, un espacio de calma que invite al descanso. Tienes papeles con textura, papeles murales que pueden transportarte a otro lugar, otros con motivos pequeños y sobrios... así como aquellos lisos y monocromáticos para los más minimalistas. (Si te gustaría tener claves para mejorar tu dormitorio te dejo un enlace interesante pinchando aquí).


Si hablamos de dormitorios infantiles o juveniles, te invito a atreverte un poquito más. Y como soy tan buena gallega que no sé si voy o vengo, ahora me "contradigo" con una advertencia: Ten en cuenta siempre que los niños crecen (demasiado rápido) y que cuanto más "atemporal" sea el papel decorativo, más tiempo podrás aprovecharlo.


- Zonas de trabajo/estudio: A veces se trata de habitaciones independientes, aunque a menudo (por falta de espacio) las zonas de trabajo se integran en otras con funciones muy diferentes . Quizá por eso admiten tantas posibilidades como podamos imaginar; pero en este halo de inconcreción me encantaría pedirte tan sólo una cosa: Haz que el ambiente creado en esta zona te abstraiga, te inspire, te incite al individualismo, a concentrarte y a ser más productivo.


- Cocina y/o baño: Vale, puede que no sean dos lugares donde pienses en poner papel pintado así de primeras, pero ya hemos hablado de que existen soluciones específicas para este tipo de estancias, y jugar con el factor sorpresa siempre es tener un as bajo la manga. Nos esperamos azulejos; nos esperamos pintura; pero no nos esperamos un mural, ni un papel pintado de ningún tipo. Por eso será agradable dejarnos acoger por ese aporte de carácter y calidez cuando "nos toca vivir" este tipo de estancias que suelen ser más "frías".

Ahora que has visto ejemplos y te he contado todas estas "reglas" te recuerdo que ser diferente es maravilloso y que lo más divertido de las reglas es justamente saltárselas. (yo soy rebelde porque el mundo me ha hecho así...)


Bueno, todas excepto una: #QuedateEnCasa


Lo dicho, aprovecha el confinamiento para re-conectar con tu hogar. ¿Por qué no lo escuchas y te haces una "wish list" o lista de deseos y me cuentas?


¡Nos vemos pronto!






  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de Flickr
  • Blanco Icono Pinterest
  • Blanco Icono de Instagram

© 2023 by Design for Life.

Proudly created with Wix.com

Con tu suscripción, recibe contenido GRATIS