• D0_vrd

Año nuevo... ¿casa nueva?

Actualizado: ene 1

En mi familia somos muy de quedarnos traspuestos en el sofá hasta altas horas. Debe ser algo genético... o yo qué sé. Un día, abrí los ojos y había un vidente (/brujo/llámale X) en la televisión, que me despertó de inmediato: Dijo algo así como "Año nuevo... casa nueva. Si tu mayor deseo para el nuevo año es tener la casa de tus sueños, yo voy a ayudarte. Haremos juntos un ritual". Después de esto, como imaginaréis, no me fui a la cama. Me quedé para ver cómo solucionaba en un momentito eso que a la gente le lleva tantísimo tiempo: ni más ni menos que encontrar la casa de sus sueños. Y empecé a ver los materiales: Un plano a mano (por llamarle algo (perdonadme, compañeros de gremio)), una botella, una vela, una cerilla... y ... No sé vosotros, pero yo ya no necesité ver más. No sé si el ritual funcionará, pero las probabilidades apuntan a que tendrás que buscar una nueva casa después de haber quemado la tuya. Literalmente.


Algo está claro: el vidente no era un agente inmobiliario de incógnito con la fórmula mágica para ti. Sencillamente, porque eso no existe.

Es cierto que siempre nos entra la clásica duda de si es más conveniente alquilar un inmueble o convertirse en propietario. La decisión es muy personal y dependerá de muchos factores, pero al final, las cifras y los hechos son los que son.


Si tú ya has decidido que quieres comprar una vivienda, tengo que decirte que vivirás una etapa tan bonita como estresante. Sí, porque como te decía, las fórmulas mágicas no existen y lo único que queda es esfuerzo, paciencia, mucha ilusión y ganas de experiencias. "¿Experiencias?", te preguntarás. Justo eso. Cada rato de búsqueda, cada visita, cada propietario, cada casa... será única. Para bien... y para mal.


- Lo primero que debes hacer es ser realista. Yo también quiero una casa a pie de playa en las Bahamas, a todo trapo. Una vivienda con las mejores vistas, que sea sostenible, con la última tecnología, los mejores materiales y cambiar la decoración una vez al año (por lo menos) según las tendencias. Puestos a pedir... ¿no? Te puedes imaginar que mi vida es sustancialmente distinta, así que, como te decía, tienes que ser realista: Comienza por lo fácil y hazte una lista de necesidades acordes a tus gustos y tu estilo de vida; y plantéate otra con "extras" que te encantaría tener pero que no son imprescindibles. Eso es justamente lo que buscas. Esa será la casa de tus sueños para este momento y para el futuro más próximo. (Porque todos sabemos lo frenética que es la vida a veces).

Peeeero (Sí; Siempre hay un "pero") esa vivienda, ha de cumplir también unos requisitos de acuerdo a tus posibilidades económicas. Como diría mi abuela, hablar de dinero es más bien "feo", pero tienes que reflexionar sobre cuánto dinero puedes/quieres invertir para fijarte unos límites. Debes contar, además de con el precio de compra de la vivienda, con otros gastos derivados de la misma: impuestos (entre todos ellos, los más significativos son el IVA en viviendas nuevas y el ITP para las de segunda mano), gastos de notario, de registro, de tasación, gastos de apertura de la hipoteca, seguro de vivienda... No te asustes. Son cosas que afectan a la mayoría de los mortales. Simplemente, tenlos en cuenta para hacer números.


- Un consejo: A no ser que tengas muy clara la zona exacta o el barrio donde quieres vivir (lo que acotará mucho la búsqueda pero también la dificultará en gran medida), te recomiendo que siempre que te interese una vivienda, te informes y te des un paseo por el barrio para ver con qué infraestructura cuenta (aparcamiento, colegios, supermercados, espacios verdes, transporte público cercano...); y para comprobar si hay exceso de tráfico, si es una zona tranquila, joven, etc.


- Vale. Ya tienes fijados tus límites y claro lo que quieres. Toca buscar y, por suerte, vives en la era de la información, así que TODO está en Internet. Los portales inmobiliarios están llenos de viviendas en venta (de particulares e inmobiliarias) que podrás filtrar por características. Allí mismo podrás contactar con la parte vendedora o intermediaria para concertar una visita. No desesperes; es una tarea larga e incluso a veces te parecerá que hay gente con "pocas ganas de vender" por muchos motivos: no hay fotografías, las que hay no muestran apenas el inmueble o están totalmente descuidadas, las viviendas dan más miedo que ganas de ir a verlas, las descripciones son incompletas, confusas o incluso contradictorias, algunos vendedores e intermediarios tardan en contestarte o parece que les debas algo cuando lo hacen... Hazme caso, no desistas ni dejes a un lado tu ilusión. Que no te la arrebaten. Esta es una experiencia para vivirla. No vas un día de rebajas a un centro comercial y te compras una casa por no irte con las manos vacías, sino que es más bien una compra excepcional a lo largo de tu vida. Un BUEN profesional inmobiliario tendrá esto muy presente, y te ayudará en la compra de la casa en lugar de intentar vendértela. ¿Entiendes la diferencia, verdad? Si conoces alguno, no dudes que ir de su mano puede ayudarte a disfrutar mucho más de la experiencia y que te dará seguridad en un proceso que nos suele ser bastante ajeno.


- Las visitas: Si un inmueble parece que te encaja, debes ir a verlo. Puedes intentar organizarte para ver varios inmuebles en una tarde, por ejemplo, pero intenta darte un margen amplio de tiempo. Hoy en día vivimos corriendo, sin detenernos en el detalle... pero la compra de una vivienda es una inversión muy importante como para dejarla un poco "al azar". Sé exigente con lo que veas y trata de visualizar todo el potencial (o todo lo contrario) de lo que se te ofrece: calidades, instalaciones, carpinterías, distribución, superficie, orientación, comunidad, manchas, grietas, ruidos... Lo que no sepas pregunta, no te cortes.


- Cuando has encontrado LA CASA, puedes pensar que ya está todo hecho, que solamente hay que firmar y pagar. Pero a no ser que hayas dado (complicado, pero como se dice en mi tierra, "habelas hailas") con una inmobiliaria de las que se preocupan de esto antes de poner un inmueble a la venta; debes saber que la compra de cualquier vivienda conlleva una serie de documentación y trámites que normalmente desconocemos. Lo sé, esto supone un esfuerzo extra y, a veces, podrás llevarte sorpresas desagradables con papeleo que no esté totalmente en regla y retrase el proceso. Tengo que decirte que es habitual, que no te preocupes, y que te rodees de personal profesional que pueda darte claridad en este asunto. ¡Ya casi es tuya! ¡Ánimo!


- Es el día F, el día de la firma, y sabes que con esto cierras un ciclo. Dejas atrás una etapa y te conviertes en propietari@. Ese brillo en los ojos te delata. Te sientes aliviad@ en cierto modo... y feliz. Muy feliz. ¿Te das cuenta de cuál es la verdadera magia? Hacer las cosas bien, respetar los tiempos y dejarse llevar, vivir la experiencia... Y sí, también ese brillo en los ojos. A eso sí le llamo "magia" y debería ser el objetivo de cualquier buen agente inmobiliario que se precie.


Os dejo por hoy con esa canción de Coldplay resonando en mi cabeza una y otra vez... <<Call it magic... call it true>> (aquí)



Feliz año nuevo. Os deseo mucha magia.


© 2023 by Design for Life.

Proudly created with Wix.com

Con tu suscripción, recibe contenido GRATIS